Categorías
Artículos Carteles Trailers Vídeos y cortos

The nines, una nueva y enigmática película

Parece que se está poniendo de moda en el cine norteamericano.
Tras la sobreexplotación del cine de terror (el regreso del splatter sangriento y la moda del terror al estilo asiático) que ya comienza a dar muestras de agotamiento (varios de los estrenos del género previstos para este verano se han saldado con un estrepitoso fracaso y al parecer tan solo la esperada La puerta 1408 se ha salvado de la quema…) y el uso de uno y mil argumentos de tono fantástico o de ciencia ficción con los que la tv más puntera nos ha ido obsequiando (desde la excelente y enigmática Perdidos, pasando por la medianamente interesante Héroes o toda una retaíla de Mediums, visionarios, y adivinos…) de un tiempo a esta parte comienza a vislumbrarse una nueva tendencia en el cine de Hollywood, la de las películas enigmáticas, intrincadamente enrevesadas, abiertas a una y mil interpretaciones o con un oscuro y aparentemente indescifrable enigma dentro.

Aparte de las películas con sorpresa final (cuyo máximo y más conocido exponente sería la excelente El sexto sentido) varias son las películas que de una forma u otra han intentado jugar esta baza en los últimos años: desde la práctica totalidad del cine del gran David Lynch (salvo una de sus obras maestras, la bellísima Una historia verdadera) pasando por ejemplo por la sorprendente y enrevesada opera prima de Richard Kelly, Donnie Darko (mejor de lo que muchos piensan aunque tenga todos los fallos habituales de una ópera prima), La absurda y reciente El número 23, la extrañísima y sorprendente Primer, la obra maestra de Michael Gondry/Charlie Kauffman, Eternal Sunshine of the Spotless Mind (me niego a nombrarla por su absurdo título en castellano) o incluso la macarra El club de la lucha (de la que ya me he declarado varias veces fan absoluto) son algunos ejemplos de este tipo de películas que unas veces juegan con el espectador -para bien o para mal-, y otras nos muestran de una original y sorprendente forma, los más variados recovecos de la mente humana.

Una nueva película que al parecer habrá que añadir a esta (ya larga) lista de películas es la opera prima como director de John August , temible guionista de mediocridades como el dueto de Los Ángeles de Charlie, pero también excelente escritor de las últimas y muy estimables películas del gran Tim Burton, Big Fish, Charlie y la fábrica de chocolate o La novia cadáver.
Se titula The nines, y la verdad es que una vez visto su primer y mas que extraño trailer uno no sabe muy bien que pensar…

Protagonizada por el ascendente Ryan Reynolds, Hope Davis y Elle Fanning (la hermana pequeña de Dakota Fanning), entre otros muchos, The nines es una especie de película de episodios, en concreto 3, protagonizados por los mismos actores en distintos roles y enigmáticamente unidos por un nexo en común, el número 9:
El primero de ellos se titula "El prisionero" y nos cuenta la historia de un productor estrella de la televisión que se encuentra encerrado en una casa hipertecnificada cuyo único nexo con el exterior son dos mujeres, su publicista y su amargada vecina. Extraños acontecimientos le harán pensar en el porqué de ese aparentemente inexplicable encarcelamiento…
El segundo episodio, titulado "Televisión Real", es una especie de detrás de las cámaras en el que se ve el proceso de la creación de una serie para televisión. Cuando su creador, (Ryan Reinolds) se encuentra realizando la postproducción junto a su mejor amiga y una ayudante, de nuevo lo extraño volverá a cruzarse en la vida de los protagonistas.
Y el tercero y último, cuyo título es -más o menos y según mi poco experta traducción- algo así como "Conocimiento", nos cuenta la historia de un programador de videojuegos que viaja junto a su mujer y su hija en automóvil cuando de pronto y en un oscuro y recóndito bosque, tiene un aparatoso accidente. Tras el desconcierto inicial, pronto se vera abocado a tomar una irrevocable decisión en la que su hija tomará un especial he inesperado protagonismo…

Tres relatos que en principio cuentan historias independientes pero que, vistas en su conjunto, toman un nuevo sentido y que nos hablan de las relaciones que se dan entre un autor y sus personajes, entre el actor y su rol, en suma, entre el creador y su creación…

Estrenada en el pasado festival de Sundance con una muy favorable recepción crítica (en imdb le dan una nota de 8.9, aunque supongo que habrá que esperar a su estreno, que en los Estados Unidos tendrá lugar el próximo 31 de agosto), y ya proyectada en el pasado festival de Cannes (parece ser que también será proyectada en el próximo festival de Venecia), The nines es una interesante película a la que habrá que seguirle la pista.

Desde luego, y como ya comentaba unos párrafos más arriba, después de ver el más que extraño trailer (que comienza como si de una película de fantasmas se tratara para luego ir desconcertando al espectador a golpe de unas cada vez más extrañas imágenes) seguramente que a más de uno le quedará la duda: ¿estaremos ante una original e interesante propuesta, o por el contrario estaremos ante la penúltima mamarrachada de Hollywood que juega con el espectador porque sencillamente no tiene nada que contar? ¿Será cine al estilo de Charlie Kauffman o un producto al estilo del, la mayoría de las veces mediocre, Joel Schumacher?

En breve (espero) se resolverá el enigma… o no.

Para ampliar información:

El blog/web oficial de la película:

http://lookforthenines.com/

Ver el Trailer en quicktime y alta resolución 

Ver el Trailer en quicktime en baja resolución

Ver un vídeo con los primeros 9 minutos de la película:

http://www.comingsoon.net/films.php?id=20523

El blog de su guionista y director:

http://johnaugust.com/

Enlace a datos interesantes (en inglés) sobre the nines:
http://johnaugust.com/archives/2007/nines-technical

Ver alguno de los enlaces-jeroglífico creados especialmente para la promoción de la película:   

http://www.ugo.com/a/the-nines/
http://www.comingsoon.net/news/movienews.php?id=23106

Barry Collins, niño intrigado.

Categorías
Artículos Críticas y reseñas Trailers Vídeos y cortos

Ratatouille, una nueva obra maestra del cine

Corren malos tiempos para el cine comercial norteamericano. Y este verano lleno de blockbusters huecos y faltos de pasión parecen corroborarlo. Las decepciones han ido parejas a cada uno de los grandes estrenos que Hollywood y su maquinaria propagandística se han encargado de meternos por los ojos.
Primero llego la hueca, absurda y plana tercera entrega de Piratas del Caribe, pésimo colofón a una trilogía que había comenzado realmente bien. Después llegó otra decepcionante tercera entrega, Shrek Tercero, sin "la chispa" de las anteriores, falta de ideas y con un guión prácticamente inexistente. Transformers de Michael Bay y Spierlberg parecía que iba a levantar algo el listón, pero finalmente y aparte de alguna que otra escena de comedia, un actor protagonista (Shia Labeouf) al que habrá que seguirle la pista muy de cerca, y unos efectos especiales que quitan el hipo, el resultado es poco menos que correcto. Tras unos cuantos estrenos que se han quedado a medio camino de todo (Next, Patinazo a la gloria, Pathfinder, etc.) llegó la quinta entrega de Harry Potter, un correcto castillo de fuegos artificiales, que por desgracia no aporta nada nuevo a la ya larga saga del niño mago, salvo algunos ocasionales destellos de buen cine comercial, y algún que otro prometedor detalle que hace augurar emociones venideras.
El reciente estreno de Los Simpsons, la película, se ha saldado con otra decepción a medias. Aunque, divertida y ocasionalmente tronchante, el resultado final no sobrepasa el estatus de un episodio medio de la serie, con un metraje algo más largo y algún que otro detalle irreverente imposible de ver en TV (sobre todo en lo que concierne a un Bart realmente desatado).

Y cuando parecía que esta temporada ya era insalvable, cuando ya todo parecía perdido, ha llegado Pixar y su magia digital y nos ha regalado Ratatouille, otra nueva OBRA MAESTRA, así, con todas las letras y en mayúsculas. Y van…
Me podéis llamar tiquis miquis, exigente -o pedante-, lo que más os guste, pero en lo que va de año solo me habían gustado dos películas, la excelente La vida de los otros, y la no menos genial Zodiac. Ratatouille es la tercera.
Resulta realmente difícil hacerle justicia a esta inmensa y brillante película en pocas palabras, más que nada porque todo en ella es sencillamente perfecto. Pero lo intentaré…

Y como por algo hay que comenzar, hagámoslo por la animación, que como se encargan de aclarar los títulos de crédito finales, ha sido creada totalmente "a mano", sin ningún tipo de captura de movimiento.
Desde que comenzara su andadura, Pixar siempre se ha caracterizado por la excelencia de su trabajo en este fundamental apartado. Cada uno de sus trabajos resulta un salto cualitativo difícil de superar, pero es que lo que ha conseguido con este su nuevo trabajo es sencillamente para quitarse el sombrero. Hay que verlo para creerlo: desde la textura de un papel mojado, hasta el comportamiento del vino en una copa, todo está recreado hasta el más mínimo detalle. Los movimientos y reacciones de todos los personajes, tanto humanos como animales, la dinámica de fluidos, las texturas, los colores, la luz, el comportamiento de cada uno de los objetos que en la pantalla aparecen, todo, pero todo, está perfectamente recreado. La planificación y puesta en escena, con unos movimientos de cámara siempre acertados, sirven en todo momento para realzar y añadir aún más detalles a una trama perfectamente engarzada. Y es que ése es otro gran acierto de la película. El guión, magníficamente escrito y estructurado, se antoja como toda una filigrana en la que cada uno de los personajes está plenamente justificado, aportando cada uno de ellos su granito de arena para contar una emocionante historia llena de escenas de acción (en muchos momentos frenética) y comedia. Un humor, puro slapstick, que surge en todo momento de las situaciones que se crean, y no de la referencia a otras películas, "los homenajes" o la escatología, tan habituales últimamente.

 

 

 

 

 

Con una profundidad y un alcance poco habituales, no ya en el cine de animación, si no en todo el cine norteamericano estrenado este año, Brad Bird, realizador que nos regaló otras dos obras magnas (la absolutamente recomendable El gigante de hierro y la divertidísima Los increíbles) ha escrito un delicioso cuento de superación personal que parte de la unión entre contrarios, una rata y un ser humano (el habitual mundo de las ratas, las cloacas y la suciedad, y el pulcro e impoluto de la alta cocina), que terminan por revelarse como complementarios, para tratar, entre otros muchos temas, lo que significa la creación artística. De como el genio, la excelencia y la pasión por el trabajo bien hecho siempre terminan por imponerse a la mediocridad y la zafiedad (tan habituales, por cierto, también últimamente). Y como no podía ser de otra forma, el genial director predica con el ejemplo volcando toda su sabiduría y todo lo aprendido en anteriores trabajos para crear una película repleta de aciertos en la que nada falta y nada sobra, a la que, lo único negativo que quizás se le pueda achacar, es un cierto bache en el ritmo a la mitad de su metraje. Algo que resulta perfectamente asequible, dado su largo metraje, casi 2 horas de duración que, de todas formas, se pasan como un suspiro.
Sumemos a todo lo ya dicho una de las mejores bandas sonoras creadas nunca para una película de animación (su autor Michael Giacchino ya nos había obsequiado con otra excelente banda sonora, la que creo para Los increíbles, que no por casualidad fue nominada a Los Grammys) llena de matices y detalles que mezcla música con aires de Jazz y melodías típicamente francesas para acompañar y realzar en todo momento la historia, y que además nos llega precedida de un corto, Lifted, que resulta todo un prodigio de humor y comedia concentrados en unos pocos y geniales minutos ¿y que tenemos?, pues como decía al principio, sencilla y llanamente una obra maestra del cine.

 

 

 

 

 

Un clásico instantáneo que ojalá consiga superar el handicap de "película para niños" -algo que la película se encarga de demostrar con creces que no es cierto- y se convierta en todo un éxito a imitar.
Quizás la genialidad solo este al alcance de unos pocos, pero por suerte y evidentemente, el disfrute del arte es patrimonio de todos, y Ratatouille es una obra de arte de la que todos deberían disfrutar.

Para ampliar información:

Ir a la web oficial de la película:
http://www.ratatouille.com.es

Ver varios de los trailers de la película
http://www.apple.com/trailers/disney/ratatouille/ 

Ver una larga lista de vídeos sobre la película (trailers, featurettes, etc.)
http://www.buscatube.com/v/1/y/ratatouille.aspx 

Ver varios de los posters oficiales de la película:
http://www.impawards.com/2007/ratatouille.html

Ver algunos de los conceptos que se barajaron para crear los posters de la película:
http://stefsketches.blogspot.com/2007/02/ratatouille.html 

Ver el corto Lifted (aunque sigo recomendando esperar a verlo en el cine)
http://en.sevenload.com/videos/45bbPMs/Lifted-by-Pixar-Studios

Ver varios vídeos en Quicktime VR de los escenarios:
http://movies.aol.com/movie-photo-bts/ratatouille-quicktime-virtual-tour 

Ver videos y bocetos de las escenas en que se visualiza lo que significan los sabores para Remy y su hermano

http://www.gagneint.com/Final%20site/Animation/Pixar/Ratatouille_main.htm 

Ir a la entrada en la Wikipedia de la película (en castellano e inglés) y de paso a otra entrada sobre el plato que da nombre a la película

http://es.wikipedia.org/wiki/Ratatouille_(pel%C3%ADcula)
http://en.wikipedia.org/wiki/Ratatouille_(film)
http://es.wikipedia.org/wiki/Ratatouille

Un enlace donde podréis escuchar alguno de los cortes de la excelente banda sonora:
http://www.tracksounds.com/reviews/ratatouille_michael_giacchino.htm 

Barry Collins, niño entusiasmado.