Archive for junio, 2007

Él era un hombre tranquilo…

jueves, junio 21st, 2007

Hace ya unos cuantos años, casi por casualidad, cayó en mis manos una de esas novelas que una vez que la lees ya nada vuelve a ser igual. Algo hay en sus páginas, en sus palabras, que hace que tu percepción de la realidad ya nunca sea la misma. Esa novela era "La conjura de los necios", obra póstuma (y al parecer con mucho de autobiográfica) de John Kennedy Toole, una feroz y mordaz crítica de la sociedad que resultó ganadora, de forma harto merecida, del premio Pulitzer en el año 1981 y que desde aquí aprovecho para recomendar a todo aquel que no haya tenido la fortuna de leerla. Ácida, disparatada, divertida y muy inteligente, la novela relata la desgraciada vida de un pobre treintañero, Ignatius J. Really, un inadaptado que malvive como puede junto a su madre en la Nueva Orleans de los años 60. Con diálogos brillantes, irónicos y sobre todo hilarantes, la novela está mayoritariamente escrita en tercera persona, pero de vez en cuando asistimos a capítulos escritos en primera persona por el propio protagonista, Ignatius, que sirven para profundizar y ahondar en la egoísta, ególatra y miserable personalidad del genial protagonista, además de aclararnos muchos otros detalles que resultan enormemente enriquecidos al ser analizados a través de su particular punto de vista.

Siempre me han atraído este tipo de personajes, frikis, raros, dementes, deformes o inadaptados que ven el mundo a través de su particular y (muchas de las veces) distorsionado punto de vista que, por sus especiales características suelen servir como vehículos para realizar veladas o directas críticas sociales y para todo tipo de estudios de la condición humana. Pero si por algo me gustó especialmente esta inmensa novela es porque quizás me hizo comprender mucho más profundamente ese sentimiento de adhesión por lo distinto, lo raro, lo diferente, sensación que de todas formas supongo que es mucho más común de lo que por aquel entonces pensaba (la adolescencia tiene ese tipo de cosas…), además de hacerme reír como pocas, por cierto.

Por eso hoy os voy a hablar de He was a quiet man, una nueva película independiente que relata la vida de uno de esos personajes, un inadaptado como el pobre Igantius que ve como su vida se le escapa mientras el resto de la humanidad lo ignora. Escrita y dirigida por el desconocido Frank A. Capello (guionista, entre otros de la interesante Constantine y director de otros dos largometrajes más, uno de ellos, La fuerza de la sangre, protagonizado por un Russel Crowe en el comienzo de su carrera) y protagonizada por un eficaz Christian Slater que adopta aquí una cuidada caracterización, Elisha Cuthbert (catapultada más o menos a la fama desde que interpretara el papel de hija de Kieffer Sutherland en la excelente serie 24) y el gran William H. Macy, He was a quiet man nos cuenta la triste vida de Bob Maconel, un pobre y solitario hombre en la frontera de los 40 que fantasea con una vida mejor mientras la realidad le golpea duramente todos los días devolviéndole a su miserable vida de oficinista. Hasta que un día, algo perturbado y harto de ser ignorado y ninguneado por sus compañeros decide tomarse su particular justicia con la vida, revolver mediante. Lo que no esperaba él es que, en uno de esos inesperados y en cierto modo absurdos giros que de vez en cuando tiene la vida, en vez de convertirse en asesino terminará convirtiéndose en el héroe de la oficina, salvando la vida de una mujer, Vanessa (que de todas formas ha quedado paralítica), objeto secreto de su amor hasta entonces, que desde ese momento le queda eternamente agradecida. Claro que ésta no es la típica comedia "made in Hollywood" y, como es de esperar, las cosas no terminarán tan idílicamente como podría parecer…

Recientemente mostrada en el mercado del film de Cannes, y galardonada con el premio al mejor director en el pequeño festival de Jackson Hole o el de mejor película en el Seattle's True Independent Film Festival, He was a quiet man ya se ha hecho merecedora de unas cuantas críticas positivas y promete, como poco, una interesante película, extraña mezcolanza entre comedia negra -negrísima- drama y ciertas dosis de crítica social, con una excelente factura visual. O al menos eso es lo que hace intuir su trailer, que no sé si es por mi ya comentada predilección por este tipo de historias, pero que me ha convencido lo suficiente como para además de provocar este post, apuntarla entre las películas que, si el destino y los distribuidores me lo permiten, no me perderé. O eso espero.

Para ampliar información:

Ver el Trailer de la película en quicktime

Ver el Trailer en Youtube

Página oficial de la película (en flash):
http://www.hewasaquietman.com/flash.html

Una especie de web oficial en html pero que parece oculta (?)
Si pinchas aquí no se ve ningún menú, tan solo una fotografía con algunos textos y unas frases de fondo
http://www.hewasaquietman.com

Pero luego si pinchas aquí:
http://www.hewasaquietman.com/hewasaquietman-newsandnotes.html
Resulta que encuentras la misma web pero con unos cuantos datos más (?)

Ver 3 de los posters que se han creado para la película

El espacio de la película en Myspace (toda película que se precie últimamente tiene un espacio en esta web, no sé muy bien porqué, aparte de la posible publicidad que eso conlleva)

Barry Collins, niño frikicinéfilo.

D-war, una monstermovie dispuesta a arrasar el mundo…

viernes, junio 8th, 2007

Cuando el año pasado comenzaron a escucharse las primeras noticias sobre The Host, la brillante -que no excelente- monstermovie coreana, pocos podían augurar su impresionante éxito mundial tanto en taquilla como a nivel crítico. Salvo los cuatro o cinco que habían tenido la suerte de poder ver los anteriores trabajos de su director, Bong Joon-Ho -principalmente la excelente y muy superior Memories of Murder, una película que no me canso de recomendar, por cierto- pocos podían esperar que una, aparentemente típica monstermovie (película con monstruo habitualmente gigante y con muy malas pulgas) llegada de Asia pudiera sorprender a propios y extraños y conquistar medio mundo. Pero lo hizo, y a base de unas buenas dosis de buen cine fantástico, mucho de comedia, unas gotas de drama, una pizca de terror, he incluso una buena ración de acción, dejo claro para todo aquel que no lo tuviera ya cristalino, que a la hora de hacer buen cine comercial, da igual que la película nos llegue de los Estados Unidos, de Japón o de Berlín. Lo único que que hay que tener es talento, algo de suerte (osea unos productores dispuestos a gastar el dinero necesario en la imprescindible promoción) y ganas de hacer algo lo suficientemente interesante como para atraer al público a las salas. Algo que, de todas formas, está algo dificilillo últimamente…

No sé si será como reacción al éxito de la película de Bong Joon-Ho, el caso es que parece que el cine coreano está dispuesto a seguir intentando dar en la diana del éxito comercial mundial y ya nos ha preparado una nueva monstermovie presta a a llevarse una buena tajada de la taquilla veraniega, si es que las una y mil secuelas de Hollywood le dejan claro..

De nuevo con un presupuesto bastante holgado para los cánones del cine coreano y con el críptico título de D-war (con el subtítulo de "The rebirth of legend" para su estreno internacional aunque también se la conoce como "Dragon Wars"), se presenta esta nueva monstermovie con toques de drama romántico y cine de fantasía heroica. Escrita y dirigida por el actor y director Hyung-rae Shim, todo un desconocido por estos lares aunque muy famoso en su país de origen, y con un reparto realmente extraño que mezcla actores norteamericanos y coreanos, entre los que destacan el ascendente Jason Behr (uno de los protagonistas de la próxima y esperada Skinwallkers), la desconocida Amanda Brooks y el veterano Robert Forster (recuperado recientemente por Tarantino en Jackie Brown para después volver a perderse en película de serie z), D-war nos cuenta una enrevesada y bastante delirante historia que comienza hace 500 años en una remota aldea de Corea: una pareja de amantes son asediados por un malvado Imogi (en el folklore coreano una criatura gigante que se encarga de salvaguardar la tierra) dispuesto a no dejarles vivir en paz. A lo largo de los años y de varias reencarnaciones el malvado ser y su ejercito de criaturas perseguirán incansablemente a la pareja. Tras dar un salto de varios siglos la trama continua en la actualidad, en Los Ángeles (la película es coreana pero se desarrolla a mitad de camino entre Estados Unidos y Corea), a donde Ethan Kendrick, un reportero de televisión es enviado para investigar los extraños sucesos que han comenzado a desatarse a lo largo de la ciudad. Todo apunta a que Sarah, una joven de la que ha caído inevitablemente enamorado y que sufre una extraña y misteriosa enfermedad tiene algo que ver. La devastadora irrupción del dios-dragon y su ejercito de seres monstruosos desatara los acontecimientos y pronto Ethan y Sarah descubrirán que forman parte de una leyenda que comenzó hace mucho tiempo y, sobre todo, que tienen el destino de la humanidad en sus manos…

Con más de 7 años de pre-producción más otros 3 de rodaje y postproducción (al parecer la producción a pasado por uno y mil problemas, incluidos la paralización del rodaje por falta de presupuesto), D-war se presenta, irónicamente como la película más cara jamás producida en Corea del Sur (aunque al parecer se trate finalmente de una coproducción entre Estados Unidos y el país asiático), y desde luego como una de las más ambiciosas, al menos comercialmente.
Repleta de escenas de acción y efectos especiales, con todo tipo de criaturas y seres recreados con todo lujo de detalles -por mucho que algunos de sus efectos especiales "canten" un rato a tecnología digital y algunas de sus escenas intenten sin conseguirlo emular a la trilogía del anillo del gran Peter Jackson-, una trama enrevesada pero lo suficientemente simple (y disparatada) como para generar la rápida adhesión del espectador menos exigente (algo que no es estrictamente necesario para que una película arrase, por suerte, pero suele ayudar) y un cuidado diseño de producción -la verdad es que la serpiente gigante luce realmente bien-, parece que esta nueva producción tiene todas las papeletas para convertirse en un nuevo éxito del cine asíatico.

Ahora la pregunta inevitable: obviando su posible éxito o su cuestionable calidad, ¿veremos algún día estrenada esta película en España?

Para ampliar información:

Ir a la web oficial de la película (Corea)
Desde donde podemos ver uno de los trailers disponibles.

Ir a la web oficial internacional

Ver una pequeña porción de todos los posters/carteles que se han creado para la película

Ver el teaser trailer de D-war (en Windows media player)

Ver el trailer en quicktime (en 3 tamaños):
http://www.filmz.ru/traler/dwar_promotrailer_320x144.mov
http://www.filmz.ru/traler/dwar_promotrailer_480x216.mov
http://www.filmz.ru/traler/dwar_promotrailer_640x288.mov

Ver el trailer en Youtube

Leer un extenso y excelente artículo sobre la película y su accidentado rodaje
(en inglés)

Barry Collins, niño que disfrutaba con las películas de la Toho