Información y enlaces

Deja tu comentario o lee los de otros. Si lo haces ayudarás a Barry Collins a escapar un poco más lejos del malvado Doctor T.


Otros Posts

Teaser cartel del remake de “La revancha de los novatos”

Escrito por el 3 septiembre, 2006

En el año 1978, John Landis dirigió la disparatada "Desmadre a la Americana", película que, para bien o para mal, es considerada como el inicio de un fructífero subgénero cinematográfico muy en boga durante toda la siguiente década de los años 80, la "comedia universitaria". Luego llegarían sagas como "Porky's" o "Los albóndigas en remojo" (surgida como una especie de spin off de la anterior), las películas del director y guionista John Huges (muchas de ellas de una calidad mucho mayor de la que pueda parecer), con "Todo en un día", "16 velas" o "La chica de Rosa" a la cabeza (entre otras), y una y mil imitaciones -a cual peor- hasta generar tal hartazgo en el público que el subgénero cayó en desgracia como tal, y aunque en el año 1999 regresara tímidamente con el gran éxito de "American Pie", comienzo además de una nueva saga -en la que, como suele ser habitual, cada nueva entrega es muy inferior a la anterior- hoy en día el subgénero está prácticamente desaparecido de las salas cinematográficas y, como otros muchos (el western, el musical, el cine de animación en 2d, etc) es carne de videoclubs… El esquema era casi siempre el mismo y todos los tópicos habidos y por haber se daban cita en este tipo de comedias: Universidades, fraternidades o campamentos de verano, el típico universitario guapo (o que en la película consideraban guapo) y triunfador, campeón en algún deporte (fútbol americano, salto de trampolín, piragüismo, etc) que en unas es rematadamente imbécil, y en otras es el héroe (que aunque no lo parezca, en el fondo es sensible…¡puag!), la banda de los descerebrados que le rodean (un variopinto grupo entre los que se suele encontrar a un forzudo con menos cerebro que una nuez, el amigo imbécil que sigue todas las ideas del "líder", el "gordito" o en su defecto un representante de las mal llamadas minorías étnicas, etc.) , las chicas (generalmente animadoras) que en lo único en lo que piensan es en la "popularidad" -un concepto realmente absurdo que se repetía imvariablemente en todas estas películas -, los profesores (o en su defecto el director del centro al que asisten) que o no se enteran de nada o son unos tiranos de mucho cuidado, las fiestas de todo tipo (con preferencia por las fiestas "de la toga") y un tipo de personajes, generalmente entrañables, que solían servir casi siempre para la chanza y la burla, a base de, más que nada, ridiculizarlos: los novatos, los freakies, los "raros" con lapiceros en el bolsillo de la camisa, carnet del club de física -o del de matemáticas- y "gafapastas" incorporadas. Salvo en honrosas excepciones como las ya nombradas películas de Huges (futuro creador de blockbusters como la saga de Sólo en casa) en las que este tipo de personajes solían ser incluso los protagonistas (caso de la ya nombrada 16 velas) y los guiones, además de estar mucho mejor elaborados, servían para mucho más que un divertimento de hora y media, todas estas películas eran un cúmulo de disparatadas situaciones, machismo a litros, algún que otro desnudo y muchos chiste malos. Es en el cenit del auge del género cuando hace su aparición la película que tímidamente, intentaba darle la vuelta al arquetipo. Titulada "La venganza de los novatos" -en el original "Revenge of the nerds". (En éste artículo de la wikipedia explican muy bien que significa el adjetivo "Nerd")- y dirigida por Jeff Kanew, era una película no especialmente distinguida, más bien mala, con una trama que no es que fuera excesivamente original: una panda de desfavorecidos novatos unen sus fuerzas para luchar por el respeto que les falta y por intentar salir airosos de una serie de líos en los que se ven abocados por las tejemanejes de los típicos guaperas con la gracia en la oreja(por no decir en otro lugar…). Pero lo que distinguía a esta producción del resto estaba en que, por una vez en la vida, y sin que sirva de precedente, los héroes, los protagonistas, eran los novatos, los freakies, los raros. En una palabra, los perdedores, que hasta entonces habían servido casi siempre para hacer reir. Una película que podría haber dado para mucho pero que al final se quedó en otra tonta comedia, que incluso genero varias secuelas (todas ellas estrenadas directamente en vídeo) y que ha conseguido convertirse en toda una película de culto, hasta el punto de motivar un remake, actualmente en rodaje, y de paso toda la parrafada anterior. Porque, aunque la película tardara unos meses en llegar, la maquinaria publicitaria ya se ha puesto en marcha y ya tienen preparado el primer teaser póster de la nueva entrega, que no me he podido resistir a colgar en este, últimamente algo maltratado, blog. Un cartel que, como no podía ser de otra forma, es toda una metáfora, algo políticamente incorrecta y muy explícita, si, pero que describe perfectamente la idea general de la película. ¿Lograrán con esta nueva entrega otra comedia absurda como la ya mítica -y realmente descacharrante-, Napoleón Dynamite o será otro American Pie más que aproveche el tirón de la original y poco más? En unos meses saldremos de dudas. Barry Collins, niño freakie.



Escriba un comentario

Tomate un momento para comentar y contar lo que piensas sobre el post. Puedes usar un HTML básico para formatear

CommentLuv badge

Comentarios leidos

Se el primero en dejar un comentario