Cuando de lo que se trata es de entretener…

Cine palomitero

El único supervivienteEl único superviviente de Peter Berg.
Película estadounidense estrenada el 1 de enero de 2014.
Drama bélico basado en hechos reales acaecidos durante la Guerra de Afganistán.
Mark Wahlberg, Ben Foster, Emile Hirsch y Taylor Kitsch forman el comando de las fuerzas especiales SEAL para tratar de capturar o matar a un líder terrorista talibán.

Seguridad no garantizadaSeguridad no garantizada de Colin Trevorrow.
Película estadounidense estrenada el 11 de abril de 2014.
Comedia romántica teñida de Ciencia Ficción en la que tres empleados de una revista de investigación descubren un anuncio en el que un hombre busca un compañero para viajar en el tiempo…

SnowpiercerSnowpiercer (Rompenieves) de Bong Joon-ho.
Película coreana estrenada el 9 de mayo de 2014.
Drama de acción en un futuro post-apocalíptico donde los únicos supervivientes de la Tierra sobreviven dentro de un tren que recorre el mundo impulsado por un motor de movimiento eterno.

El amanecer del planeta de los simiosEl amanecer del Planeta de los simios de Matt Reeves.
Película estadounidense estrenada el 18 de julio de 2014.
Una cinta de aventuras y ciencia ficción, secuela de «El origen del planeta de los simios». Tras el devastador «virus de los simios» que casi acabó con los humanos, un grupo de simios muy evolucionados, capitaneados por César, se han convertido en la raza dominante del planeta.

Guardianes de la galaxiaGuardianes de la Galaxia de James Gunn.
Película estadounidense estrenada el 14 de agosto de 2014.
Aventuras espaciales cargadas de humor, un soplo de aire fresco en el mundo de las adaptaciones de comics de superhéroes, y con unos personajes peculiares pero atractivos y con gran química. Un excelente blockbuster estival.

Relatos salvajesRelatos salvajes de Damián Szifrón.
Co-producción argentina y española estrenada el 17 de octubre de 2014.
Película de episodios mezcla de denuncia social y de comedia negra. Personajes que se verán empujados hacia el abismo y hacia el innegable placer de perder el control, cruzando la delgada línea que separa la civilización de la barbarie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *